Esta publicación también está disponible en: English (Inglés)

Verónica es originaria de Los Altos de Jalisco, pero ha vivido en Puerto Vallarta por 16 años. Estableció su negocio en la esquina de Olas Altas y Rodolfo Gómez y ha estado en esa misma esquina desde entonces.

En 2003, un grupo de parejas de chicas llegó a Vallarta con el propósito de abrir negocios en esta área y una de ellas era la propia Verónica. Abrieron dos bares cerca de lo que ahora es el restaurante Verona y uno de ellos se llamaba The Palm, que ahora es uno de los cabarets más importantes de Puerto Vallarta. Lo que anteriormente fue un lugar por y para mujeres se convirtió en un cabaret de tiempo completo.

Verónica, por otro lado, abrió una casa de cambio que duró un tiempo hasta que decidió abrir un restaurante: Verona, fundado hace cuatro años y que originalmente era de cocina italiana hasta que se atrevió a innovar y cambiar el giro a mariscos.

“Nuestro menú es exclusivo de Verona. Contratamos con un chef que creó un menú especial para nosotros. La idea era ofrecer algo diferente en esta área ya que hay muchos restaurantes presentan platillos similares; buscaba una combinación de lo que ofrece la bahía en sí, mariscos, pero de una forma saludable, es una mezcla de ingredientes variados con influencia asiática y hawaiana».

Las recomendaciones de Verona

Verónica recomienda la langosta y el Tuna Tataki, pero ella dice que si necesitas revivir después de una noche de fiesta lo mejor es el aguachile.

Según Verónica la comunidad lésbica en Puerto Vallarta es grande. «De hecho, nuestro restaurante también da la bienvenida a las lesbianas; es un lugar ideal para reunirse, cenar y pasar un buen rato.»

«Invito a todos a que nos visiten y prueben nuestra cocina porque es una opción de sabores e ingredientes increíbles y con platos únicos porque son recetas que no van a encontrar en ningún otro lugar».

Artículo anteriorActo oficial en el Día Internacional de la lucha contra la Homofobia
Artículo siguienteVigilia internacional en memoria de las víctimas del SIDA